Transición a una estrategia tecnológica global.

La transición a una estrategia tecnológica global.

Una gestión eficiente, en cualquier compañía, implica optimizar el flujo de capital, mantener la satisfacción de los clientes, entender con precisión sus necesidades, predecir la demanda y proyectar las operaciones que va a realizar para tener los recursos necesarios y cumplir con sus objetivos.

 

En una compañía, la gestión integrada de los procesos de negocio es cada vez más importante para ser competitivo. Sin embargo, muchas organizaciones todavía están utilizando soluciones anticuadas, incapaces de adaptarse a la nueva realidad que los cambios en la transformación digital han generado, perdiendo oportunidades de venta y cuota de mercado frente a una competencia cada vez más agresiva.

La transición a una estrategia tecnológica global en las compañías es una parte importante de la modernización e impulso hacia el futuro de todo negocio. Las empresas necesitan alinearse con los intereses del consumidor, entender sus necesidades y preferencias, es decir, deben saber qué y cómo sus potenciales clientes quieren del producto o servicio que van a adquirir. Y, una vez adquirido, saber qué relación quieren establecer los clientes con la compañía para dar continuidad a sus requerimientos.

Las organizaciones deben generar confianza y, además, adelantarse a la necesidad del potencial comprador para generar oportunidades de venta. Para ello, cuentan con importantes y avanzadas soluciones que les permiten gestionar y analizar los datos que originan con su actividad empresarial. Estas soluciones avanzadas de gestión de datos y análisis, como Business Intelligence y Power BI, pueden hacer que el negocio sea más eficiente. Las organizaciones se benefician, además, de tecnología que permite que los empleados sean más analíticos y cuenten con más información, ayudándolos a gestionar en menor tiempo su actividad, siendo más efectivos en la consecución de sus tareas.

Las soluciones móviles, los portales en línea y la conexión remota son esenciales para los negocios que pretendan ser competitivos. Favorecer a todos los trabajadores que están en movimiento, tanto a gerentes como al personal, para su correcta y segura conexión con los datos que manejan a diario es una responsabilidad corporativa que no pueden obviar, las empresas deben facilitar a su equipo de las herramientas necesarias para realizar negocios en forma remota cuando lo precisen, ya sea un vendedor que necesita actualizar una factura en tiempo real, o un cliente que desea saber algún dato del producto o servicio que ha adquirido. La integración de los dispositivos móviles con las aplicaciones empresariales ayuda a las organizaciones a trabajar más eficientemente.

En el mercado actual, la tecnología de la información no puede ser un objetivo adicional, sino que debe ser parte integral de la estrategia global de las compañías.  Planificar una estrategia de modernización, que unifique toda la gestión de los negocios, garantizando la integración de todas las soluciones y servicios que contribuyan a los objetivos fijados por las empresas, es una de las prioridades a la hora de escoger con qué soluciones y servicios en tecnología de la información quieren afrontar su digitalización. Al avanzar en su digitalización, las organizaciones pueden comenzar a desarrollar nuevas ideas para sus productos, servicios y su relación con los clientes.

Las empresas que hayan invertido en un sistema ERP y CRM integrado, con funciones analíticas avanzadas y potentes soluciones para la gestión multicanal y multidispositivo, tendrán un mejor posicionamiento con respecto a sus competidores para aprovechar todas las oportunidades que el negocio les brinde.

Puede dar los pasos y adaptarse a las nuevas formas de hacer negocios, ayudado de toda la tecnología disruptiva que le ofrece Microsoft Dynamics 365 y Microsoft Azure, o bien quedarse donde está... ¿solo?.

Más información.

Compartir
Newsletter
Correo electrónico