Las 3 palancas para la transformación digital: visión, estrategia y cambio.

Transformación Digital

La transformación digital no solo es el uso de la tecnología que pueda absorber una organización a través de los servicios que ofrece la nube. Es algo más que eso...

 

Visión

Según Gartner: las empresas suelen olvidar que el cambio tecnológico debe estar respaldado en un cambio cultural y que éste debe ser impulsado desde la alta gerencia.

La transformación digital consiste en un proceso continuado, desde la incorporación de nuevas tecnologías encaminadas a mejorar la productividad, la eficiencia y la rentabilidad de su negocio, a la aplicación correcta de dichas tecnologías para evitar el desperdicio de esfuerzo e inversión.

 

Estrategia

Afirma Gartner que "La cultura forma la columna vertebral de todas las iniciativas de cambio. El personal atrapado en una mentalidad fija puede ralentizar o, peor, descarrilar el negocio".

Es decir, practicar con el ejemplo. Se requiere de una visión que sea motivadora para el equipo además de compartida que permita el cambio. Se debe asignar responsabilidades y medir los resultados mediante metas e indicadores claros.

Para que una transformación digital podamos llamarla exitosa se necesita vender una visión no solo internamente: ya que el cliente comprará esa visión. 

La transformación digital, en consecuencia, es el resultado de la innovación planteada por la organización, más que un cambio de procesos manuales a digitales que permiten las tecnologías como la nube, las soluciones en movilidad, el marketing digital, las redes sociales, Internet de las cosas, la gestión de datos y analítica BI o la inteligencia artificial.

 

Cambio

Su potencial va más allá de la eficiencia de las soluciones tecnológicas que pueda comprar y abarca, junto con la innovación, la transformación de la experiencia de los consumidores y la apertura a nuevos negocios y mercados.

Cambiar la mentalidad para impulsar proyectos, donde la innovación es la clave, tiene mayor dificultad en empresas tradicionales, ya que la incapacidad del cambio de mentalidad perjudica implementar las mejoras tecnológicas necesarias para permitir la evolución constante de los equipos de trabajo.

La optimización del negocio debe ir acompañada de este cambio de mentalidad, utilizando la información de forma eficaz para alcanzar los objetivos comerciales y operativos que desea la empresa, pudiendo lograr, de este modo, que la empresa se enfoque en la automatización y en la identificación de nuevos retos empresariales.

Más información

Compartir
Newsletter
Correo electrónico