Organizaciones flexibles

Organizaciones flexibles

¿Por qué la flexibilidad es una pauta determinante en una organización? Si tiene clara la respuesta también sabrá que llegar a ser flexible es un ejercicio disciplinado, diario y nada fácil de alcanzar.

Piense en su propia forma de ser flexible, y luego pregúntese si realmente lo es. Todos tenemos "puntos ciegos", aquellas cuestiones que no vemos porque nuestro cerebro no alcanza a verlas. 

 

En la construcción de una identidad empresarial, que engloba a muchas personas, debería contemplarse la flexibilidad como parte de la estrategia de negocio. Dado que una organización flexible tiene más oportunidades de potenciar su negocio que una organización con una estructura poco flexible.

¿Cómo trabaja la flexibilidad una organización flexible?

La organización con grandes dificultades para ser flexible, avanza lentamente y con poca seguridad, sus herramientas para acceder a la flexibilidad son escasas y obsoletas, con sistemas de gestión que no permiten consolidar el negocio.

La organización flexible, al contrario, trabaja con herramientas de gestión avanzadas pero además añade un intangible, el de fomentar la flexibilidad más allá de las soluciones de gestión, el ingrediente fundamental que ayuda a sacar el máximo potencial a las tecnologías y marca la diferencia con respecto a su competencia.


La organización flexible se pone al servicio de la flexibilidad: todo su sistema está creado para ser flexible.

Cada miembro de la organización flexible, en cada lugar estratégico de la compañía, dispone de las herramientas para poder acometer sus funciones con la máxima disposición. Una organización flexible garantiza el acceso seguro a la información empresarial, necesaria para poder acometer el trabajo de la mejor forma.

La organización flexible se maneja en la integración valiosa de los datos de negocio actualizados, permitiendo, además, que los recursos puedan apoyarse, sin necesidad de pertenecer a una misma área del negocio, generando un estado organizativo basado en la flexibilidad, aportando a cada departamento los conocimientos, importantes y necesarios, para realizar sus tareas diarias de un modo eficiente, productivo y rentable para la organización a la que reporta beneficios.

Pero hay un elemento más, muy significativo, que distingue a la organización flexible y es que cada miembro trabaja guiado por la motivación más poderosa que existe: la confianza.

Flexibilizar el pensamiento es acometer un propósito común basado en la confianza.

Desde "la mente flexible" hasta llegar a "la acción concreta" para obtener beneficios en el ámbito de los negocios hay un amplio despliegue de conocimientos por parte de la organización basados en datos y análisis.

Al integrar la "mente flexible" como premisa para conducirse en los objetivos de negocio a alcanzar, se amplía de una forma significativa el potencial que proporciona la inteligencia de negocio que ofrecen las soluciones de gestión empresarial más disruptivas, dando lugar, de este modo, a una ventaja competitiva destacada que implusa la fortaleza de la organización en el mercado actual de los negocios.

Un sistema de gestión empresarial integrado, donde los datos se transforman en información de valor para gestionar el negocio, puede provocar errores, en lugar de aciertos, si no se integra una estrategia fundamentada en la flexibilidad para abordarlos.

Sin el conocimiento profundo, que aportan las personas en sus áreas específicas, las empresas no acceden a ver sus "puntos ciegos" y, en consecuencia, fallan, más que aciertan, en sus acciones para mejorar procesos y rentabilizar sus inversiones.

Gracias a la visión global del negocio que ofrecen las plataformas Microsoft incorporarse en la práctica de una gestión empresarial flexible permite resolver los "puntos ciegos" que toda organización enfrenta en cada reto.

Al acceder a avanzadas soluciones de gestión empresarial con Inteligencia Artificial y adoptar la premisa de la flexibilidad, las organización encajan, como piezas de un puzle, el conocimiento de cada persona en su área para encontrar la solución correcta en el proceso continuo de Transformación Digital.  

Con las herramientas colaborativas, que inciden en la productividad empresarial, los procesos acelerados pueden llegar a constituir un gran empuje para la organización flexible, pero ocurre todo lo contrario en la organización "inflexible", lo que acelerará serán los errores, repitiéndolos, una y otra vez, perdiendo la competitividad empresarial que necesitan.

La organización flexible y digitalizada es horizontal, tiene una actitud de escucha activa, respeto a los conocimientos de los equipos que la integran, capacidad ilimitada de innovación e infunde una confianza robusta, factor que permite aprovechar la experiencia de las personas, accediendo a las oportunidades que se van presentando en los negocios, de forma fluida, adaptándose a los cambios, en el momento que se están produciendo y adelantándose en la resolución de incidencias, evitando o subsanando errores, de manera rápida y efectiva.  

El conocimiento adquirido, el propósito común. La organización flexible reconoce el valor fundamental de la flexibilidad.

La principal ventaja de la organización flexible reside en la capacidad de ver que la diversidad de los conocimientos de cada persona que la componen, en su área específica y experiencia, constituye un valor y un bien común, cuya finalidad clara es la del progreso empresarial de la organización. 

En la organización flexible la integración de las personas y sus conocimientos en materias concretas juega un papel fundamental para alcanzar los objetivos de negocio.

La organización flexible puede fortalecerse desde la diversidad de los conocimientos que obtiene de las personas que trabajan en ella y abodar, de este modo, los "puntos ciegos" en las complejidades  y entresijos que conllevan los actuales mercados, aportando soluciones que, no solamente permiten el control de la situación, frente a amenazas, sino también la aplicación de una solución acertada, antes de que se produzca cualquier error. Cuando accedemos a una "mente flexible" a nivel organizativo y queda integrada en la actividad del negocio logramos una visión más completa de la situación siendo más fácil encontrar soluciones ante cualquier cambio a efectuar.

Una organización es la construcción de una ruta y es el camino en sí.

La flexibilidad empresarial permite avanzar en la innovación y afrontar los cambios que se van produciendo en los mercados. 

La ruta conlleva algunos desafíos y objetivos que se van consolidando a medida que se va avanzando por el camino. A veces, consisten en sortear baches, escoger bifurcaciones, escalar montañas, ladear ríos o atravesar bosques para seguir recorriendo el camino. Difícilmente es posible avanzar por una ruta sin la flexibilidad que exige recorrer el camino. Volviendo a lo que nos ocupa, ¿piensa abordar la flexibilidad? 

Solicite aquí la flexibilidad que necesita para la gestión global de su negocio.

Compartir
Newsletter
Correo electrónico